Adrián Beltré estaba preocupado por cómo se iba a sentir tras anunciar su retiro en noviembre pasado, una decisión que el ex tercera base casi había tomado en privado unos meses antes, durante la temporada.

Si bien estaba en paz luego de 21 temporadas y 3.166 imparables en las Grandes Ligas, Beltré aún no estaba seguro qué esperar cuando los Rangers de Texas fueran a la pretemporada o cuando abrieran esta campaña sin él.

«Pensaba que iba a extrañarlo más, pero estoy bien», dijo el miércoles Beltré. «Hasta ahora ha estado bien, por lo tanto espero siga de esa manera».

La aparición del dominicano en el Foro Atlético de la SMU (siglas de la Universidad Metodista del Sur) se presentó casi dos semanas y media antes de que vuelva a Texas, cuando los Rangers retiren su jersey con el número 29, el próximo 8 de junio.

«He visto a los muchachos jugar, y he hablado con los chicos y cada juego que veo, no siento como que deseo que pudiera estar ahí», declaró Beltré, quien superó una prueba mayúscula durante la pretemporada, cuando visitó el complejo de los Rangers cuando su hijo de 12 años estaba jugando un torneo de béisbol en Arizona. «Extraño a los muchachos, convivir con ellos… Más allá de eso, no creo que esté extrañando el juego demasiado».

Beltré, líder de imparables en las mayores entre los jugadores nacidos en el extranjero, cumplió 40 años el mes pasado. Muchos de sus excompañeros pudieron celebrar su cumpleaños con él en su casa de California, ya que la primera gira de los Rangers fue contra los Angelinos de Los Ángeles.

Mientras los Rangers han recorrido casi un cuarto del camino de su temporada de 162 juegos, Beltré pasa sus días con su familia, transportando a sus tres hijos a la escuela y a sus múltiples actividades.

«El retiro es bueno, pero también puede ser un poco ocupado», dijo.

Beltré pasó con los Rangers las últimas ocho temporadas de una carrera con calibre de Salón de la Fama. Cuatro veces elegido al Juego de Estrellas y cinco ocasiones ganador del Guante de Oro, el dominicano fue a su única Serie Mundial en 2011, su primera campaña en Texas, y se unió al club de los 3.000 hits en un juego como local de los Rangers hace dos años.

Tuvo el mejor porcentaje de bateo de Texas la temporada pasada con.273, además de 15 jonrones y 65 producidas en 119 encuentros, pero estuvo dos veces en la lista de lesionados debido a un tirón en el tendón de la corva izquierda. Problemas en la pantorrilla y el tendón de la corva en 2017 lo limitaron a 94 juegos, su menor cantidad desde los 77 que disputó como novato a los 19 años con los Dodgers de Los Ángeles.

Cuando se lesionó la temporada anterior, Beltré dijo que decidió en buena medida que era tiempo de retirarse. Pero nunca reveló públicamente qué estaba pensando, ni siquiera a su familia inmediata, y se dio una oportunidad de prepararse mentalmente respecto a que su carrera como jugador iba llegando a su fin.

«Eso me dio tiempo para obligar a mi mente a hacer esto», confesó Beltré, cuyo promedio de bateo de por vida fue de .286 con 477 cuadrangulares y cuyos 2.759 partidos en tercera base son la segunda mayor cantidad en la mayores, sólo detrás del miembro del Salón de la Fama, Brooks Robinson.

Deja un comentario